Seleccionar página
La llegada de un perro a casa no debe ser improvisada. Te contamos qué necesidades debes cubrir y cómo nosotros preparamos la de Elma.

 


Necesidades básicas del cachorro

 

La incorporación de un cachorro a la familia puede parecer sencilla, incluso algunos aspectos evidentes, pero no por ello hay que confiarse. Es recomendable conocer cuáles son sus necesidades y, a partir de ahí, planear su llegada.

Tras leer y empaparnos sobre el tema, nosotros realizamos una clasificación propia de necesidades de Elma que debíamos cubrir:

-Salud y alimentación.

-Higiene.

-Espacio.

-Juego, ejercicio y socialización.

Sin duda, el contacto directo con la protectora o con el criador que nos va a entregar a nuestro cachorro es esencial para poder dar respuesta a sus necesidades una vez esté en casa. Por ello, cuanto más conozcamos sobre nuestro perro antes de que llegue a la familia, mucho mejor. No tengáis reparo en preguntarles una y mil dudas. Así lo hicimos nosotros.

 


Cómo preparamos la llegada de nuestro cachorro

 

Elma llegó a casa con dos meses y para entonces ya teníamos todo preparado.

Qué tengo que preparar antes de que mi cachorro llegue a casa

Simplemente repasamos el listado de necesidades elaborado para nuestra cachorra y tomamos las decisiones pertinentes al respecto de la siguiente forma:

 

1.- Salud y alimentación.

En cuanto a su salud, nos informamos sobre qué vacunas habían puesto a Elma y si se había procedido a su desparasitación interna y externa.

También sobre su estado general, tanto a nivel físico como psicológico (comportamiento, actitud…).

Después elegimos entre las clínicas veterinarias de nuestro entorno aquella que nos ofreció un plan de salud que nos pareció el más adecuado para nuestro cachorro. Os aconsejamos que, antes de tomar una decisión preguntéis a vecinos y conocidos que tengan perro sobre su experiencia y que os aseguréis de cuáles son los servicios que incluye este plan de salud (consultas, desparasitaciones, vacunas…) para evitar sorpresas futuras. Es también muy importante saber si vuestra clínica veterinaria ofrece servicio de urgencias 24 horas.

Imprescindible para una buena salud es el descanso: elegir una cama cómoda y de dimensiones adecuadas es muy importante (¡cuidado con la altura si nuestro cachorro es muy pequeño!).

También nos informamos sobre el alimento que Elma tomaba para comprarlo y tenerlo en casa preparado. Aunque el alimento que esté tomando no sea de vuestro agrado, nunca realicéis un cambio brusco en él, máxime con un cachorro.

Tan importante como la comida es el agua: así es que hay que comprar comedero y bebedero.

 

2.- Higiene.

Imprescindibles los empapadores para sus micciones (o en su defecto papel de periódico).

Nosotros elegimos una marca de parafarmacia y no empapadores expresamente de cachorros por dos razones: su precio era más económico y sus dimensiones mucho mayores, lo que nos ayudó muchísimo a que Elma “acertara en el blanco” los primeros días al orinar dentro de casa.

Toallitas higiénicas para perros, que respetan su PH y ayudan a limpiarlo sin necesidad de bañarlo constantemente, algo nada recomendable.

Qué tengo que preparar antes de que mi cachorro llegue a casa

El gel de baño que sea especial para cachorros y en este caso os aconsejamos que, aunque os cueste un poco más, elijáis aquel que os aseguren es de alta calidad. En nuestro caso aquí la erramos: el primero que compramos le produjo a Elma una capa de caspa que no podéis imaginar…

Toalla para secarlo tras el baño y, si en casa dispones solamente de plato de ducha (como es nuestro caso), puedes comprar una bañera de plástico, pues te facilitará mucho la tarea (en un plato de ducha los primeros baños pueden ser un verdadero “rodeo americano”, jejeje).

Un cepillo o manopla adecuados a las características de su pelo: aunque nuestro cachorro sea de pelo corto, con el cepillado eliminaremos el pelo muerto y activaremos la circulación sanguínea.

Tijeras especiales para cortarle las uñas, en caso de que lo vayas a hacer tú en casa y no estimes llevarle a la peluquería canina.

Detergente enzimático para limpiar las micciones: nunca amoniaco porque, al contenerlo el propio orín, lo que estaréis haciendo es reforzar que vuestro cachorro vuelva a ese lugar a hacerlo guiado por su olfato.

 

3.- Espacio.

Aquí es donde hay que tomar las decisiones más importantes en pareja, sobre todo al decidir dónde dormirá el cachorro. ¿En nuestra habitación, en la cocina, en el salón? Elma iba a dormir en el salón pero, como nos ocurre a muchos, fue ver su carita el primer día y su camita terminó en nuestra habitación. A día de hoy no nos arrepentimos en absoluto de ello.

Nuestro perro también necesita un espacio donde comer y donde realizar sus necesidades.

Comida y micciones siempre separadas, pues nunca hará pis cerca de su comedero o bebedero. Nosotros, al disponer de una cocina amplia, decidimos colocar “área de comida” y “área de aseo” en los dos extremos.

Por último tener en cuenta que hay que despejar la casa de objetos peligrosos que puedan ocasionar un daño a nuestro cachorro. ¡Ojo! El perro es un animal curioso por naturaleza y husmeará cada rincón de nuestro hogar.

 

4.- Juego, ejercicio y socialización.

No invadamos nuestra casa de juguetes. En un primer momento es suficiente con ofrecer a nuestro cachorro juguetes seguros, ligeros, adecuados a su tamaño y de características diferentes que, ante todo, le permitan morder y correr. Por ejemplo: mordedores de goma o cuerda, peluches y pelotas.

Qué tengo que preparar antes de que mi cachorro llegue a casa

Una vez conozcamos algo más a nuestro perro, veremos su predilección por unos u otros.

En cuanto al ejercicio, en los primeros meses de vida (un perro no puede pisar la calle hasta que no haya completado su primer ciclo de vacunaciones y esto mínimo será con 4 meses de edad) lo realizaremos en casa a través de juego. Muy importante buscar la estimulación mental.

Aunque el perro no salga de casa, no está de más colocarle collar en determinados momentos para que se vaya acostumbrando. La correa también podemos tenerla preparada para cuando realice sus primeros paseos.

Nosotros sacamos a Elma en brazos con collar y correa puestos para que también se acostumbrara a ruidos y ambiente en la calle. Eso sí: evitando el contacto físico con otros perros y humanos.

La socialización, aunque no pueda salir, sí podemos comenzarla en casa con familiares y perros de familiares que sepamos a ciencia cierta que están sanos, vacunados y desparasitados. En todo caso, si lo hacemos, hay que tomar muchas precauciones.

Por último, algo imprescindible para los desplazamientos: transportín adecuado a las dimensiones de nuestro cachorro.

 

Os recomendamos la lectura de algún libro o manual que pueda ayudaros en la llegada de vuestro cachorro y su adaptación al hogar y la familia. A nosotros nos ayudó mucho “Cómo educar a un cachorro” de Sandra Ferrer.

 

Esperamos que nuestra experiencia con la llegada de Elma a casa pueda ayudaros al incorporar a un cachorro a la familia. ¡Un abrazo amigos!

 

* Campo requerido