Seleccionar página
Los días de tormenta o en celebraciones con cohetes y petardos Elma sufre mucho, pero hemos encontrado cómo ayudarla para sentirse segura.

 

Son muchos los perros que tienen verdadera fobia a truenos, petardos y cohetes. En algunos casos, su necesidad de escapar de lo que ellos identifican como un peligro les lleva incluso a lesionarse.

Este es el caso de nuestra prima Dora, una pointer que ha llegado incluso a herirse en uñas y almohadillas al intentar saltar la valla perimetral del chalet.

En Elma también observamos desde pequeña verdadero pánico a estos fuertes ruidos y, aunque al principio no sabíamos muy bien cómo actuar, tras investigar sobre el tema hemos aprendido cómo ofrecerle un entorno donde ella se sienta completamente segura.

 


Por qué mi perro tiene miedo a tormentas y petardos

 

Para entender por qué nuestro perro se comporta de esta forma ante fuertes ruidos, es importante conocer que se trata de una respuesta emocional adaptativa ante lo que ellos consideran una amenaza.

Este tipo de reacciones son las que permiten a todos los animales alejarse del peligro y sobrevivir.

El problema se plantea cuando esta respuesta es desproporcionada, fruto de una fobia. En este caso ya no hablamos de una respuesta adaptativa, sino todo lo contrario.

 


Cómo ayudar a mi perro a sentirse seguro

 

Dado que nosotros vivimos en Alicante, tierra en la que petardos y cohetes se utilizan habitualmente en todas las celebraciones y, además, las fiestas mayores son las de Hogueras de San Juan, declaradas de interés turístico internacional y en las que entre sus actos oficiales se celebran mascletás y fuegos artificiales, el miedo de Elma a estos ruidos se convirtió en un verdadero problema que le llevaba a sufrir en demasía.

Mi perro tiene miedo a truenos y petardos

En este punto nos planteamos cómo ayudarla y estos pequeños trucos y consejos que a continuación compartimos con vosotros son los que han ayudado a que Elma se sienta más segura:

 

1.- Evitar reforzar la respuesta de miedo

El primer impulso cuando ves a tu perro en esta situación es darle protección cogiéndolo en brazos o acariciándolo. Este error lo cometemos todos al principio por desconocimiento.

Debemos actuar con naturalidad, como si nada estuviese pasando. Sino enviaremos a nuestro perro  el mensaje de que realmente algo peligroso ocurre.

 

2.- Proporcionar a nuestro perro un lugar donde sentirse seguro

En Elma observamos que cuando había tormenta o fuegos artificiales buscaba nuestra compañía y un lugar donde cobijarse (debajo de la cama, del sofá, de la mesa…).

Mi perro tiene miedo a truenos y petardos

Fue una de las razones por las que le compramos este tipi. Además de servirle como espacio de juegos y de descanso, se ha convertido en su gran aliado contra truenos y petardos. En él se siente cobijada y segura.

Así es que en noches que presentimos que alguna de las circunstancias que provocan miedo en ella puedan darse, llevamos su tipi a nuestra habitación y lo colocamos al lado de su cama. De esta forma, en cuanto identifica lo que para ella representa una amenaza, pasa de su cama al tipi y asunto solucionado: nos tiene cerca y, a su vez, se siente segura en su pequeño refugio.

 

3.- Intentar amortiguar el ruido

Elma sufre hasta con tracas y petardos que se escuchan bastante lejos. Por ello en casa intentamos aminorar el ruido de estas “amenazas” cerrando todas las ventanas y persianas y generando otros sonidos que diluyan el causante de peligro: bien ponemos música (la clásica o relajante a Elma le van de miedo) bien ponemos el televisor.

 

4.- Evitar salir a la calle

Si hay fiestas, nosotros programamos los paseos con Elma cuando sabemos que no se van a dar situaciones que ella identifica como peligrosas y siempre por zonas tranquilas. Incluso cogemos el coche y nos desplazamos a municipios colindantes si lo creemos necesario.

Si hay tormenta, esperamos en casa sin salir hasta que los truenos cesen.

 

5.- Evitar dejar al perro solo

Como hemos comentado, Elma necesita de nuestra compañía y por ello, con ruidos que le provocan verdadero pánico, evitamos dejarla sola en casa. Sin embargo, hay ocasiones en que sin más remedio hay que salir o la situación es impredecible (como una tormenta, por ejemplo). En estos casos es muy importante que nuestro perro tenga acceso a su “zona segura”. Elma tiene siempre su tipi a su alcance por si necesita buscar refugio.

 

6.- Utilizar snacks que favorezcan la relajación

Algunos snacks como los “calming” de Mediterranean Natural son un gran aliado en situaciones de estrés. Desde que los descubrimos nosotros los hemos incorporado a la dieta de Elma. Es tan sencillo como ir usándolos en juegos, paseos y como premio en educación y adiestramiento tiempo antes de que Elma vaya a estar expuesta a una situación que para ella es estresante. De esta forma la manzanilla y pasiflora que incluyen en su formulación va haciendo su efecto. Puedes conseguirlos aquí.

 

Esperamos que nuestra experiencia os sirva de ayuda si vuestros perros también tienen miedo a petardos y truenos. ¿Utilizas otros trucos o seguís otras pautas? ¡Cuéntanoslo en un comentario! A nosotros y nuestros seguidores también puede sernos muy útil.

 

* Campo requerido